Ante versiones de la parte empresaria de que no se garantizaron guardias mínimas -por supuesta desorganización- producto del legítimo reclamo de los trabajadores, la Asociación de los Trabajadores de la Sanidad Argentina (ATSA), filial Río Negro, aclara que durante y después de la media de fuerza estuvo cubierto el sistema de guardias mínimas, tanto en el Sanatorio Río Negro de Cipolletti como en el de Cinco Saltos.

Aunque la empresa buscó interponerse a la legítima acción gremial, generando un clima de incertidumbre e incitando a que los empleados no se sumen a la protesta que se desarrolló al mismo tiempo que en Cipolletti, ATSA logró que se pagara el 40 por ciento faltante del salario de febrero y parte del aguinaldo de diciembre adeudado.

“Una vez más, los empleadores del Sanatorio Río Negro dan muestra del atropello a los trabajadores”, se lamentó la secretaria general de ATSA filial Río Negro, Gloria Ovejero. “No vamos a claudicar en la defensa de los afiliados y seguiremos trabajando para que las condiciones laborales sean las mejores”, insistió.

Por ahora, el Sanatorio adeuda el bono acordado por la Confederación General del Trabajo (CGT) y el salario del mes de marzo.